EN LA MEMORIA DE LOS PUEBLOS ESTÁN LOS LATIDOS DE SU HISTORIA




BIENVENIDOS


Convencida estoy, que

en la memoria de los pueblos
están los latidos de su historia ...

los aportes memoriosos de don
IDELSO BADARIOTTI,
que fui reuniendo en varias entrevistas, ,
han revivido en muchos personajes .
Son aquellos que engrandecieron
nuestra llanura
con sus esfuerzos y sudores...

Stella Maris Taboro


Agradezco los recuerdos y anécdotas
aportadas por DON IDELSO ,
bisabuelo d e mi nieta MILAGROS...










-

BIENVENIDOS ... a este mundo mágico de recuerdos

CENIZAS AL AIRE,
nació con el propósito
de esparcir aquellos recuerdos
sobre personajes y hechos que hoy ,
convertidos en cenizas, reflotan en el recuerdo
de un protagonista memorioso
DON IDELSO BADARIOTTI.

Son los eslabones de su vida,

engarzados en el campo
desde que era un niño
y fueron dejando surcos profundos
en su memoria
y los recuerdos tatuados vieron
como se hundían los olvidos oxidados.

En este espacio podrán leer
sus relatos ,en poemas o prosas ,

referidos a personajes, recetas, costumbres,
esparcimientos, anécdotas
de nuestro San Jorge rural .



Stella Maris Taboro.






Nací compesino


Mi cuna fue el corral,
la intemperie curtió mi piel
mi pluma, la horquilla
mi maestra la sabia natura
mis libros ,
los alfalfares y linares en flor.
Los dorados trigos
me dieron el pan .
El trino d e mil pájaros
formó, mi música.
La hermosura d e las flores silvestres
con colores y aromas diferentes
perfumaron mi camino.
El alba con mágicos colores
adornaron mi horizonte.
Las nostalgias del pasado
se marcharán con mi ocaso
en la tarde que febo
se pierda
en el lejano horizonte .


( Idelso Badariotti )




Primavera 2010

Primavera 2010
Primavera
que pincelas coronitas de novia
enmarcas a ellos
tantos años juntos viviendo...

50 AÑOS JUNTOS

50 años

Llegamos frente al altar
dimos el si ante Dios
y antes los hombres.
Tomados de la mano
con fe y esperanza
emprendimos el largo y sinuoso
camino de la vida

Piedras y espinas
en el camino
no fueron obstáculos
para nuestros anhelos.

Laderas con flores
arroyos con aguas cristalinas
nos alentaron a seguir.

Llegaron dos retoños,
crecieron a nuestro lado,
hoy nuestros puntales.

Tres nietos coronaron
nuestra existencia
con cariños y travesuras.

Llegamos al recodo final
de aquel camino emprendido.

Cuando el ocaso de nuestras vidas
se agazapa en la oscuridad
nació una estrella
Alejó las oscuras penumbras del pasado
rejuveneció, nuestros corazones.

Solo pedimos al Supremo
llegar a sellar un día
con un beso a su frente
diciéndole :
Felices quince años

Milagros Jazmín.


Poema de Idelso

Aniversario de Idelso y Paulina
( 19-04-08)

A Toto

Fui descubriendo,
que en la universidad de la vida,
se graduó un escritor.
Escritor de recuerdos,
curtidos allá en el campo.

Cazador de relatos
en sus oídos cuando era niño.
Relator de experiencias

cosechadas en un campo ,
salpicado con gringos,
empuñando la tosca mancera,
abriendo el suelo bajo la frente sudorosa,
y viendo todos los amaneceres en el tambo.
En palabras al aire
o en un papel,

teje los recuerdos
y la memoria se plasma:
es un escritor
distinto a todos , porque
en la universidad de la vida
se graduó.


Stella Maris Taboro

Idelso Badariotti

Idelso Badariotti

Idelso y su esposa Paulina

Idelso   y   su esposa Paulina

Milagros: bisnieta de Idelso y Paulina - Nieta de Stella Maris Taboro

Milagros: bisnieta de Idelso y Paulina   -    Nieta de Stella Maris Taboro

Con mi nieta

Con mi nieta

Libro " CUENTOS PARA MILAGROS"

.

jueves, 13 de marzo de 2008

CÓMO HACER UNA… CARNEADA.

¿Qué se necesitaba para una carneada?

- 100 kg. de carne de cerdo elegido( picada en una máquina destinada a ello )

- 20 Kg. tocino en dados ( a mano)

- 3 Kg. de sal entrefina

- dos cucharadas soperas de pimienta cada 10 kg. d e carne

- dos cucharadas de nuez moscada

Las carneadas se hacían de esta manera: durante los meses de invierno, unos días antes del elegido para la carneada, las mujeres, especialmente preparaban tortas, pastelitos, dulces, cremas caseras, lavaban las latas para depositar la grasa, se lavaban las verduras que se usaban para preparar las morcillas. Se invitaba a dos o tres vecinos, hombres y mujeres, especialmente si la carneada sería grande.

Según la costumbre d e cada familia se faenaban un cerdo o dos de distintos quilajes ( 100Kg, 150 , 200 Kg.).

Una o dos veces al año, otras familias más numerosas carneaban a fines del invierno seis o siete cerdos y una vaquillona. Otras elegían seis o siete cerdos y una vaquillona o novillo ( a veces la mitad de la res se la vendían al carnicero).

Estas últimas se llamaban carneadas grandes.

De las carneadas se obtenían productos como : salames buenos, salames de cuni o codeguines, bondiolas, pancetas y las muy apetecibles morcillas. Usando como condimentos sal, pimienta, nuez moscada . Algunas familias agregaban vino hervido con clavo de olor y ajo. Todos estos condimentos eran indispensables para todo embutido.

Una vez terminada la carneada, todos los embutidos se colgaban en una pieza bien seca y que tuviese buena ventilación para su secado definitivo. Después de veinte o veinticinco días el salame bueno se ponía en grasa para conservarlo todo el año .Una parte del salame bueno a los tres o cuatro días de embutido se hervía y luego de enfriarlo se lo cubría con grasa .Lo mismo se hacia con los codeguines.

Cuando se engordaba un animal para la faena familiar, se separaban los cerdos destinados a la carneada y se lo encerraban en un corral o chiquero para alimentarlos con maíz, trigo y a veces se usaba la semita( subproducto del trigo).

Así se lo alimentaba durante dos o tres meses, una vez engordados se lo faenaba. Ya limpio y partido, se lo llevaba a un tablón donde se lo descuartizaba. Se elegía la carne, se acondicionaba el tocino para hacer los dados .En ese lapso, en la punta del tablón o mesa destinada a tal fin, estaban los pastelitos y manjares caseros, botellas d e grapa, caña fuerte, ginebra y para las mujeres la tradicional caña dulce. El mate , era infaltable mientras se trabajaba.

Todos los colonos para organizar la carneada , se fijaban en las fases de la luna, nunca se carneaba en luna nueva , ni cuarto creciente, sólo se hacía en cuatro menguante y luna llena.

La carneada familiar de los colonos era una fiesta. Se contaban hazañas , anécdotas, siempre salpicadas con alguna mentira o hazañas jamás creídas, se subestimaba la bondad de algún parroquiano bonachón y sin malicia, se aguantaba a los agrandados, que siempre lo suyo era lo mejor .

Lo más codiciados de las carneadas eran los tallarines caseros al medio día .Si se terminaba temprano, por la tarde se jugaba a las bochas. A la noche se comía el asado. Una parrillada grande con costillas del cerdo y unas tiras de chorizo siempre acompañadas por un vino tinto.

Después de la cena se jugaba al truco, otros interpretaban canciones piamontesas y se seguía mojando la garganta con una buena caña y siempre presente estaba entre los parroquianos la damajuana de diez litros de vino tinto. Todo coronaba el final d e la carneada.

1 comentario:

ariel garro dijo...

lastima que se perdio todo eso ,no hay mas gente en los campos, era una fiesta de cada chacarero. la vida moderna de la mano de la soja hizo que todo esto no vuelva mas.